Narcos
8.4Nota Final
Historia9.4
Personajes7.2
Enganche8.5
Puntuación de los lectores 11 Votos
8.7

Habría que ser muy torpe para hacer una mala serie con una materia prima tan excelente: la historia de Pablo Escobar, de los años 80 en Colombia y Estados Unidos, del ascenso de la cocaína al trono de la droga, de una red inabarcable de sobornos, asesinatos y corrupción. La historia que narra Narcos, la primera producción latinoamericana de Netflix, cuya primera temporada… ¿aún no has visto?

La trama de Narcos gira sobre dos ejes: el ascenso de Pablo Escobar como el principal narcotraficante de América; y la lucha de la DEA, la agencia antidroga estadounidense, por pararle los pies. A partir de aquí no solo conocemos a los protagonistas y su entorno (secuaces, policías, políticos, prostitutas), sino que vemos también algo de la Colombia de los años 80 y, sobre todo, de los Estados Unidos y su particular política exterior. El narrador es uno de los protagonistas, el agente Steve Murphy, recién llegado de EEUU a Colombia para frenar a Escobar. Gracias a su voz en off nos van quedando claros todos los recovecos de la trama, algo que se agradece… aunque en algunas ocasiones quizá explica demasiado las cosas, sin dejar que los espectadores lleguemos por nosotros mismos.

Murphy (interpretado por Boyd Holbrook) está perfectamente secundado por Javier Peña, su compañero en la DEA al que da vida el genial Pedro Pascal (el malogrado Oberyn Martell de Game of Thrones). El tándem Murphy-Peña funciona a las mil maravillas, aunque Escobar es digno enemigo. La única pega que le pondría al personaje es que el actor es… brasileño. Y no me malinterpretéis. Wagner Moura lo hace de maravilla, pero para el público hispanohablante es muy evidente que su acento no es colombiano. ¿Era tan difícil buscar un actor local? Quitando ese detalle, lo demás es perfecto: el que no sienta un escalofrío al oír su “¿plata o plomo?” no tiene sangre.

Quizá la historia peque de un excesivo protagonismo de la DEA, en detrimento del papel de las fuerzas de seguridad colombianas, que pese a estar presentes ceden frente a las norteamericanas como motor de la acción. En todo caso, tiene sentido que los agentes de la DEA estén, dado que en su momento cumbre Escobar era el dueño del 80% de la cocaína que entraba en Estados Unidos

Con diez capítulos de entre tres cuartos y una hora de duración, Narcos es sin duda el estreno reciente más potente de Netflix para aquellos a quien los superhéroes no nos producen una excitación especial. Y no puedo resistirme a cerrar con otra cosa que el tema (¡temazo!) musical de la intro: Tuyo, de Rodrigo Amarante.

Deja un comentario

No Hay Más Artículos